Estados Unidos

Zombis: el proyecto CONOP 8888

Santi García (10/10/2021)

Si escuchas la palabra zombi, querido lector, es muy posible que en tu imaginación se perfile la silueta de un ser que apenas puede mantenerse en pie, con los rasgos más que cadavéricos, acentuados y con la piel cayéndosele a pedazos, con un hambre por encima de lo normal y con una fuerza desorbitada. Esto es así por la imagen típica que se nos ha estado transmitiendo desde el cine y la literatura en las últimas décadas. En este sentido, se ha pasado del zombi que adquiere su condición revivido tras la muerte al zombi que se transforma mediante el contagio de un virus experimental. Lo que muy poca gente conoce es que la amenaza zombi es real y que algunos países han establecido un protocolo en el caso de que llegue el momento de enfrentarse a esta situación.

En Estados Unidos se conoce como el proyecto CONOP 8888, en donde se plasma un escenario ficticio para un ejercicio de entrenamiento del Comando Estratégico de Estados Unidos (StratCom), que redactó en 2011, concretamente con fecha de 30 de abril, un documento con todas las instrucciones necesarias para hacer frente a un ataque zombi que pueda poner en peligro la seguridad de la humanidad.

Cartel zombi en Estados Unidos

De estas prácticas se elaboró un protocolo de actuación que se puede resumir de la siguiente manera.

Equipo mínimo de supervivencia

Agua Potable: cuatro litros diarios por persona.

Alimentos no perecederos.

Medicamentos: los necesarios que tome cada miembro de una familia sin olvidar los genéricos más comunes: analgésicos, antibióticos, etc.

Herramientas y útiles: incluyendo cinta de embalar, cuchillos, una navaja suiza, radio y pilas, muchas pilas.

Artículos de aseo: cloro, jabón, toallas, alcohol, gel, tampones, pañales, etc.

Ropa y ropa de cama: una muda por cada integrante y sábanas limpias. Lo mismo son mejores los sacos de dormir, aunque eso no lo dice en la guía.

Documentos: fotocopia de carnet, pasaporte, licencia de conducir, certificado de nacimiento, etc.

Artículos para primeros auxilios: gasa, yodo, parches, puntos de adhesivo...

Plan de acción

Además de tener claro lo que cada uno debe tener para sobrevivir en un principio, también se debe pensar a largo plazo:

Identificar las emergencias que pueden tener lugar según el sitio en el que se viva: terremotos, volcanes, incendios, huracanes...

Elegir de antemano un lugar para reunirse si es que llegan a separarse durante la evacuación. Referencias geográficas cercanas y ubicadas en un lugar seguro.

Identificar los contactos de emergencia, incluyendo no solamente a la policía y bomberos, sino también un contacto residente en otro lugar con quien se puedan comunicar.

Planificar la ruta de evacuación. Dónde ir y por dónde irse, de nuevo identificando lugares a modo de hitos en el camino para esperar a los demás si se separan.

Si quieres consultar el documento mencionado en este artículo, pulsa sobre este enlace.