Facebook Twitter Youtube Ivoox

Riachao das Neves, Bahia, Brasil

Regresa el fantasma del enterramiento prematuro

Xus JC (20/02/2018)

La realidad se empeña en superar a la ficción y en alguna que otra ocasión lo hace con tintes particularmente macabros. La noticia ha sido publicada por medios de todo el mundo sembrando el terror y la incredulidad en una sociedad en la que sucesos como éste ya no encajan. Todo apunta a que Rosangela Almeida dos Santos, una mujer brasileña de 37 años, fue enterrada viva el pasado 29 de enero.

Fue en el Hospital do Oeste en Barreiras donde su muerte fue certificada bajo el diagnóstico de shock séptico tras haber padecido dos paros cardíacos. Posteriormente fue enterrada en el cementerio municipal de su ciudad natal, Riachao das Neves (estado de Bahia). Sin embargo, pocos días después, tras recibir la alerta de personas residentes cerca del cementerio que aseguraron haber escuchado golpes y gemidos, se procedía a la apertura de la sepultura. Las condiciones en que encontraron el cadáver, según familiares y otros testigos, apunta a que Rosangela fue enterrada cuando todavía estaba viva.

Este suceso, propio de las peores pesadillas de Edgar Allan Poe, resucita un viejo temor que, avanzado el siglo XXI, parece literalmente imposible. Sin embargo, no es la primera ocasión en los últimos años en que existen indicios de un posible enterramiento prematuro. Obviamente, habrá que esperar a lo resultados de la investigación; pero, de confirmarse que Rosangela fue enterrada viva bajo un diagnóstico equivocado, estaríamos hablando de un error extremadamente grave. Es difícil imaginar algo más angustioso que despertar en el interior de una sepultura para comprobar que has sido enterrado con vida.

La prueba de que el miedo a ser enterrado vivo no ha desaparecido se produjo hace poco más de un año en España, en enero de 2017. En la localidad valenciana de Torrent se procedía a la exhumación de un cadáver tras haber recibido la alerta de personas que aseguraban haber escuchado golpes en el interior de la sepultura. En este caso, afortunadamente, no se encontró ningún indicio que confirmara tan fatales temores.

 

Imagen: Cartel publicitario de la película La obsesión (The premature burial, Roger Corman, 1962), inspirada en el relato El enterramiento prematuro de Edgar Allan Poe..

 

Artículo publicado previamente en el canal de Al final de la escalera en lareddelmisterio.com (18/02/2018).

 

Vestigium Facebook Youtube lareddelmisterio.com Ivoox