Facebook Twitter Youtube Ivoox

Reflexiones

Que el sentido común no nos abandone

Xus JC (18/02/2018)

Por una parte, espero que esto no moleste a nadie; por otra, estoy convencido de que no va a servir para nada. Pero como humilde divulgador del misterio y como integrante de la asociación Vestigium, así como colaborador de otros grupos de investigación, me siento de algún modo en la obligación de comentar una situación que se viene dando cada vez con más frecuencia y que, a mi juicio, es preocupante.

Es frecuente ver publicaciones de personas que un día, grabando con el móvil al gato, al bebé o un mueble nuevo, ven aparecer «cosas» volando a las que inmediatamente llaman orbes. Luego llegan los ruiditos (que los hay en todas partes), las sombras (que también las hay), las fotografías donde aparecen «fantasmas» de todo tipo y los objetos que se mueven solos (supuestamente). No seré yo quien le diga a nadie si en su casa hay «algo» o no; de hecho no lo hago. Pero no me cabe ninguna duda de que el 99% de estas publicaciones corresponden a personas que tontamente se han ido sugestionando hasta creer firmemente que en su casa habita «el tío Ramón» o que toda la familia está bajo la maldición de la abuela de Psicosis (perdón por la ironía).

En primer lugar, estas personas pueden acabar provocando problemas serios a sí mismas, a su familia y a su entorno. En segundo lugar, están comenzando a rellenar la solicitud de su ingreso en un hospital psiquiátrico. Y en tercer lugar, y lo que egoistamente más me fastidia, nos hacen un flaco favor a las personas que nos tomamos «estos temas» en serio y hacemos notables esfuerzos en ponerle rigor al asunto; están sirviendo nuestra cabeza en bandeja a quienes se empeñan en desacreditarnos.

Esto no va por nadie en concreto ni tiene intención de cambiar nada, pero espero que sirva para aclarar mi postura e intención respecto a la investigación de supuesta fenomenología paranormal (sí, supuesta). Y lo hago también en nombre de Vestigium (sé que mis compañeros están de acuerdo). Estoy convencido de que el asunto merece ser investigado, pero también de que es extraordinariamente complejo y que precipitar conclusiones nos llevará al fracaso. Por lo demás, y evidentemente, cada uno que haga lo que quiera.

Como me gusta decir: que el misterio nos acompañe. Pero esta vez añado: que el sentido común no nos abandone.

 

Publicado en Facebook el 17/02/2018.

 

Vestigium Facebook Youtube lareddelmisterio.com Ivoox