Facebook Twitter Youtube Ivoox

Dos proyectos paralelos a largo plazo

Nacen «Encuentros con lo extraño» y «¿Casualidad?»

Xus JC (14/06/2020)

A lo largo de los seis años que lleva en marcha Al final de la escalera (también antes), he tenido la oportunidad de escuchar, de labios de sus protagonistas, todo tipo de testimonios acerca de extrañas experiencias: coincidencias difícilmente atribuibles a la simple casualidad; encuentros con espectros, humanoides, personas fallecidas o seres de aspecto «imposible»; visión de luces de origen inexplicable; premoniciones; avistamiento en el cielo de objetos de naturaleza desconocida (ovnis); voces o ruidos provocados por seres invisibles; sueños repetitivos... y un sinfín de vivencias de muy difícil clasificación. Todos y cada uno de esos testimonios, la mayoría no publicados, forman parte de un archivo de ya considerable tamaño.

Para desconcierto de amigos y compañeros en el misterio, nunca he mostrado interés alguno en colocar el sello de autenticidad (o no) a cada una de las experiencias recogidas. Hay dos premisas en forma de convicción que me conducen a ello. La primera es la certeza de que, salvo casos aislados (que serían otro fenómeno a estudiar), los testigos dicen la verdad, siendo personas lo suficientemente cabales como para que su testimonio sea tenido en cuenta. Dicho de otro modo, la experiencia es absolutamente real para quien la ha vivido; no existiendo parámetros, excepto su extrañeza, que la diferencien de cualquier otro episodio de su vida. La segunda certeza es tan molesta como evidente: salvo que uno decida arrojarse en brazos de sus creencias o, en contraposición, del negacionismo más rancio (en el fondo otra creencia), todo apunta a que estamos lejos de encontrar una respuesta convincente y, mucho menos, definitiva. De hecho, ni tan siquiera sabemos si estamos hablando de varios fenómenos distintos o de un mismo fenómeno que muestra diferentes caras. De lo que no hay duda es de que estas experiencias obedecen a una realidad que, por razones que desconocemos, lleva ocultando su auténtica naturaleza desde siempre, limitándose a asomar la cabeza en circunstancias muy concretas.

El trabajo realizado por muchos investigadores ha permitido localizar patrones que, entre otras cosas, conceden credibilidad al testigo. Es decir, independientemente de cuál pueda ser su naturaleza, las experiencias no se comportan de un modo aleatorio; aunque, eso sí, el desarrollo de la mayoría es aparentemente absurdo e ilógico.

En la actualidad disponemos de los medios necesarios para llevar a cabo una clasificación ordenada y pormenorizada de este tipo de experiencias. ¿Con qué objetivo? Con el de acumular la mayor cantidad de información posible y, de ese modo, disponer de material válido que pueda ser convenientemente analizado. Se trata de un trabajo necesitado, sin duda, de método y paciencia; pero ineludible si queremos avanzar en la compresión de este enigma. Ahí es donde nacen Encuentros con lo extraño y ¿Casualidad?, dos proyectos que comparten el propósito de recopilar el mayor número de experiencias posible para su posterior clasificación y estudio.

Lanzados desde Al final de la escalera, y con la colaboración de la Asociación de investigación Vestigium, se incluye en la hoja de ruta la sucesiva y progresiva incorporación de personas y organismos que quieran sumarse a la propuesta. Todo aquél que quiera colaborar podrá ponerse en contacto con nosotros a través de las redes sociales (Facebook, Twitter) o enviando un mensaje a la dirección de correo electrónico info@finalescalera.com.

En este extraño año 2020 comienza una aventura cuyo destino se adivina lejano; el camino promete (más bien garantiza) ser apasionante.