Facebook Twitter Youtube Ivoox

La otra realidad (Fernando Jiménez del Oso)

Garabandal

Xus JC (30/04/2016)

En la segunda etapa, La otra realidad, el programa dirigido y presentado por el doctor Fernando Jiménez del Oso, cambió su formato. Ya no había un coloquio con varias personas, sino que se contaba con la presencia de uno o dos invitados con los que Jiménez del Oso conversaba por separado.

Fue en esta segunda etapa cuando logré grabar más programas, pero la mayoría de ellos fueron incluidos en la colección de la revista Enigmas («La maldición de Tutankamon», «Los círculos de las cosechas», «En busca del grial»...). Aun así, de esa segunda etapa conservo algún que otro programa que no formó parte de la colección. «Garabandal» es uno de ellos. También «Sin rastro», del que publiqué hace algún tiempo solo una parte («El niño de Somosierra»), pero que en el futuro publicaré entero, y «El enigma de los Templarios», que todavía tengo en formato VHS y que también quiero pasar a DVD (antes de que mi viejo reproductor de VHS pase a mejor vida).

Como he comentado, uno de los programas de esa segunda etapa fue dedicado a los extraños acontecimientos acaecidos en la localidad cántabra de San Sebastián de Garabandal a partir del año 1961. Sucesos que más de medio siglo después siguen siendo un enigma. Como ya he advertido en anteriores ocasiones, hay que tener en cuenta que el programa fue emitido alrededor del año 2000, por lo que parte de la información expuesta está ahora desfasada. El Papa, por ejemplo, era por aquel entonces Juan Pablo II.

Espero que esta nueva aportación sea de vuestro agrado. Después de muchos años sigo considerando a Fernando Jiménez del Oso el mejor divulgador del misterio que jamás ha existido, sin por ello menospreciar a nadie. Como también considero que este programa, La otra realidad, fue una apuesta muy acertada del ahora desparecido canal autonómico valenciano, Canal 9. Se emitía los lunes, muy tarde, pasada la medianoche; algunos perdimos horas de sueño quedándonos a verlo. Para los más jóvenes, que ahora pueden verlo cuando y donde quieren, puede parecer extraño. Eran otros tiempos. Por desgracia, muchos de aquello programas quedarán en el olvido, salvo que alguien se tome la molestia de rescatarlos del archivo en que se encuentren. Ojalá.