Facebook Twitter Youtube Ivoox

Pionero en la captación de imágenes en movimiento

La misteriosa desaparición de Louis Le Prince

Xus JC (18/08/2017)

El 16 de septiembre de 1890, en el tren que unía las ciudades francesas de Dijon y París, Louis Le Prince desaparecía sin dejar el menor rastro. Este extraño enigma, que bien podría haber formado parte de una novela de Agatha Christie o de una película de Alfred Hitchcock, es uno de los muchos misterios que rodean a la historia del cine; probablemente el primero y más relevante. Pero, ¿quién era Louis Le Prince?

Louis Aimé Augustin Le Prince nació en Metz (Francia) el 28 de agosto de 1842. Pudo aprender conceptos relacionados con la captación de imágenes y la química con Louis Daguerre (Louis-Jacques-Mandé Daguerre), conocido divulgador de la fotografía. Le Prince pasó mucho tiempo en el estudio de Daguerre, pues éste era amigo de su padre, un militar del ejército francés. Estudió pintura en París y química en la universidad de Leizpig (Alemania). En 1866, invitado por un amigo de la facultad, John Whitley, se marchó a la ciudad inglesa de Leeds. Whitley era uno de los fundadores de la Whitley Partners of Hunslet. Tres años después, en 1869, contraía matrimonio con la hermana de John, Lizzie (Sarah Elizabeth). Ambos creaban en 1871 la Leeds Technical School of Art, una escuela de artes aplicadas.

Le Prince se trasladó a Estados Unidos como agente de la compañía Whitley, donde él y su familia permanecieron una vez finalizado el contrato. Fue gerente de una pequeña compañía de artistas franceses que exhibió panorámicas en ciudades como Chicago, Whashington o Nueva York. En esa época Louis comenzó a experimentar con el objetivo de crear fotografías en movimiento. Fruto de ello, fabricó y patentó una cámara formada por dieciséis lentes que era capaz de captar el movimiento; pero este invento no puede considerarse como la primera cámara de cine, pues cada una de las lentes ofrecía un punto de vista distinto.

En 1887 Le Prince regresó a Leeds. Fue entonces cuando el inventor francés logró grabar la que podría considerarse como la primera secuencia de imágenes de la historia del cine. Conocida como Roundhay Garden Scene (Escena del jardín Roundhay), esta película de apenas dos segundos fue realizada el 14 de octubre de 1888, años antes de que Thomas Edison (1891) o los hermanos Lumière (1892) hiciceran lo propio. Posteriormente rodaría otra escena, la Traffic Crossing Leeds Bridge (Tráfico en el puente de Leeds). Ambas escenas fueron proyectadas en Leeds. Existen indicios de la existencia de una grabación anterior (Man walking around a corner, 1887) que también correspondería a Le Prince.

Pero Le Prince sabía que tenía que dar el salto definitivo en Estados Unidos y comunicó a su entorno la intención de viajar hasta Norteamérica para presentar su cámara. Ese viaje nunca fue realizado. El 16 de septiembre de 1890 fue visto a bordo del tren que partía desde Dijon con destino París. Cuando el tren llegó a la capital francesa, Le Prince y su equipaje habían desaparecido sin dejar rastro. La búsqueda e investigación posteriores no lograron dar con ninguna pista que arrojara luz sobre este extrañísimo suceso. Curiosamente, más de un siglo después, en 2003, entre los archivos de la policía de París apareció una fotografía, fechada en 1890, en la que aparece un hombre ahogado de aspecto similar al de Le prince; no hubo confirmación al respecto.

Es inevitable que la desaparición de Le Prince suscite todo tipo de conjeturas; sobre todo teniendo en cuenta la necesaria aparición en escena de Thomas Edison. El norteamericano, famoso por los muchos inventos que patentó, también lo es por su enorme ambición y, según algunas teorías, por los pocos escrúpulos que mostraba para quedarse con esas patentes. Destacan la famosa guerra de patentes, en la que Edison pretendió hacerse con el monopolio del cine y que acabaría desencadenando la creación de Hollywood, o la guerra de las corrientes que lo llevó a enfrentarse con Nikola Tesla. Así pues, la teoría más conspiranoica apunta a que fue Edison el responsable de la extraña desaparición de Le Prince. Lizzie, la viuda de Louis, vivió hasta sus últimos días convencida de ello. Adolphe, hijo mayor del matrimonio y colaborador de Le Prince en algunos de sus proyectos, testificó a favor de su padre contra Edison en 1898; pero el fallo dio la razón al empresario norteamericano. Dos años después, Adolphe fue encontrado muerto.

Hay otras hipótesis que pretenden explicar la desaparición del inventor francés: una afirma que Le Prince se suicidó por estar en bancarrota; otra considera sospechoso a su hermano, que habría cometido el asesinato para quedarse con la herencia de su madre; e incluso se habla de la supuesta homosexualidad de Le Prince y de cómo su familia, temerosa por las consecuencias sociales de dicha revelación, orquestó su desaparición.

Lo cierto es que no existe fecha de defunción para Louis Le Prince y que, partiendo de la información disponible a día de hoy, merece ser considerado como el verdadero inventor del cine. Sus dos «películas» existen, pueden verse y no existe ninguna grabación anterior que pueda desbancar al inventor francés (si existió, no hay rastro de ella). Es muy poco probable que algún día lleguemos a saber qué sucedió con Le Prince, pero al menos habría que colocarlo en el lugar histórico que merece. El cine es uno de los inventos más importantes de la historia, al menos en lo que a repercusión social se refiere, y no parece justo que su inventor permanezca prácticamente en el olvido.

 

Imágenes: (1) Louis Le Prince; (2) fotograma de «Roundhay Garden Scene»; (3) fotograma de «Traffic Crossing Leeds Bridge»; (4) placa conmemorativa situada en el mismo puente en el que Le Prince hizo su segunda grabación.

 

Vestigium Facebook Youtube lareddelmisterio.com Ivoox