Facebook Twitter Youtube Ivoox

Autor de «Ovnis. Diccionario ufológico» (Guante Blanco)

Mario Acuña: «Quiero aportar mi granito de arena a una ufología moderna y sana»

Xus JC (22/11/2020)

En otoño de 2019, la editorial Guante Blanco nos regalaba una peculiar propuesta a quienes llevamos toda una vida fascinados por el fenómeno ovni. Se trataba de Ovnis. Diccionario ufológico, un extenso y minucioso trabajo dedicado al complejo y casi endiablado enigma de los no identificados. Mario Acuña, su autor, ha compaginado durante años su profesión —vinculada al cine, la radio y la televisión— con el interés por lo anómalo y, muy particularmente, por el avistamiento de objetos de difícil o imposible identificación en los cielos de todo el mundo.

Un año después, Acuña y Guante Blanco «regresan» con una edición ampliada y revisada de esa misma obra. Era el momento de proponerle a Mario que subiera hasta Al final de la escalera para, cómo no, hablar de ovnis; invitación que aceptó amablemente.

 

(Xus). ¿Cómo surgió la idea de escribir «Ovnis. Diccionario ufológico»?

 

(Mario). Recuerdo aquellas noches escuchando en Catalunya Ràdio la voz del periodista Andreas Faber-Kaiser conduciendo programas como Sintonia Alfa (Sintonía Alfa), L´arxiu secret (El archivo secreto) o Què volen aquesta gent? (¿Qué quiere esta gente?). Es muy probable que fuera este magnífico periodista y escritor, ya fallecido, así como diversas publicaciones relacionadas con la temática ovni, aquello que despertó en mí esa inquietud. Disponer de una gran recopilación particular de libros, prensa, revistas especializadas, enciclopedias, grabaciones de ponencias en congresos y otra variedad de formatos divulgativos me animó a iniciar esta tarea en defensa de la difusión de este enigma tan complejo. Mi interés por el fenómeno ovni me llevó a realizar espacios radiofónicos, organizar conferencias, coloquios y el Primer Congreso de Ufología y Paraciencias en La Noguera (Balaguer, Lleida).

Cuando decidí escribir este libro, OVNIs. Diccionario Ufológico, y luego su edición revisada, no podía imaginar cuán ardua era la tarea a la que me enfrentaba reuniendo tanta bibliografía existente alrededor del fenómeno ovni. Siento pasión por el misterio y siempre he procurado tener conocimiento de todos aquellos hechos, contactos y demás sucesos que integran este mundillo. Vi que existía la necesidad de disponer de una herramienta de consulta que incluyera datos, lugares, personas, etc., y decidí escribir este diccionario ufológico. Compaginando mi profesión de realizador de vídeo y TV, puse en marcha este trabajo, modesto pero titánico, con la intención de orientar a aquellas personas que quieran conocer algunos de los términos o definiciones más utilizados en el argot ufológico. El lector tendrá entre sus manos el resultado de varios años de ilusión, y espero que un peldaño más en la difusión de este fenómeno. Mi deseo es que pueda servir como manual y herramienta de ayuda para simpatizantes y profesionales de la temática ovni.

 

(Xus). ¿Qué aporta esta nueva edición revisada respecto a la anterior?

 

(Mario). Así nos abre el libro Javier Sierra (Premio Planeta 2017): «Para que cualquier disciplina avance es necesario que se ponga orden en las partes que la conforman. Nunca es tarea fácil. Por eso, esta herramienta que ha elaborado Mario Acuña tiene el mérito de sistematizar un asunto que, en sí mismo, parece querer escapar a toda clasificación. Su mérito, pues, es inmenso».

En el caso de esta nueva edición revisada, he creído oportuno aprovechar la situación y ofrecer un trabajo más complementado y con algunas nuevas entradas que merecían incluirse por su importancia en el tema ovni. Se han añadido más datos y reseñas en algunas de las definiciones para acentuar su potencial. Gracias a la colaboración del investigador José Antonio Caravaca, se ha realizado un exhaustivo trabajo comprobando cada término. Del mismo modo, se ha apostado por una nueva portada en la que el lector vea reflejada claramente la temática ovni.

 

(Xus). Siendo el fenómeno ovni tan extenso y complejo, ¿cómo decides qué términos deben aparecer en el libro?

 

(Mario). Por su relación con el tema, aposté por incluir una serie de términos pertenecientes a la ufología, parapsicología, astronomía, aeronáutica, astroarqueología, ocultismo, esoterismo... Creo que de esta forma se ofrece una mayor comprensión y conocimiento del enigma de las naves espaciales, siempre tan escurridizo. También se incluyen algunos de los casos más populares de la ufología mundial, aunque, evidentemente, faltan la inmensa mayoría, ya que la casuística es extensísima.

También era muy importante nombrar a diferentes personas cuya labor en la investigación y divulgación del tema ovni ha sido determinante, tanto en la ufología española como en la internacional; y, cómo no, a los maestros de siempre en lo desconocido. Por desgracia —y muy a mi pesar—, no están todos los que deberían estar; pido por ello disculpas.

 

(Xus). Entre las preguntas que tenía preparadas, no podía faltar cómo comenzó tu interés por la ufología; pero eso ya lo has explicado al principio. Así que pasamos a otra pregunta inevitable: ¿has visto algún ovni?

 

(Mario). Sí, en dos ocasiones. Uno tenía un tamaño de unos 300 metros, era inmenso, con forma elíptica y de color blanco mate. Estuvo estático durante unos segundos y desapareció delante de mis ojos y ante la perplejidad del compañero que tenía al lado. El otro avistamiento se produjo mientras conducía, vi unas luces extrañas en el cielo y decidí parar en un camino. Aparecieron varias esferas muy grandes de color anaranjado que finalmente se fusionaron para desaparecer en el acto.

 

(Xus). ¿Cambió eso tu visión acerca del fenómeno, o influyó de algún modo?

 

(Mario). Desde años atrás, las inquietudes y el interés por los ovnis han sido permanentes, por lo que la «persecución ovni» era habitual los fines de semana, cuando algunos amigos nos juntábamos para realizar salidas y «ver estrellas». En mi caso, las experiencias ovni han sido pocas, pero lo suficientemente contundentes como para afirmar su existencia. Es una chispa que se detona en ese momento y te impulsa a seguir buscando la auténtica naturaleza de esa verdad que nos rodea.

 

(Xus). La RAE (1) define ovni como «Objeto volador no identificado, al que en ocasiones se considera como una nave espacial de procedencia extraterrestre». ¿Cómo definiría Mario Acuña «ovni» con pocas palabras y desde su experiencia?

 

(Mario). En mi libro se define el fenómeno con varias siglas, pero la que estamos más acostumbrados a escuchar es ésta: «OVNI: Siglas de Objeto Volador No Identificado, creadas por el capitán Edward J. Ruppelt, al mando del Proyecto Blue Book (1952/1954), para sustituir la expresión "platillos volantes" (Flying Saucer) por el término más apropiado UFO (Unidentified Flying Object). Se acostumbra a definir con este vocablo a todo fenómeno aéreo desconocido, de modo que resulta muy flexible y variable, así como dependiente del contexto cultural donde se desarrolla. El investigador de este fenómeno recibe usualmente el calificativo de ufólogo. En el año 1963 se aceptó por primera vez en la Enciclopedia Americana la palabra OVNI (UFO- Unidentified Flying Object). El fenómeno ovni existe y continua vivo en nuestros días. Se muestran ante nuestros ojos con diferentes tipologías de naves que surcan los cielos de la Tierra e invaden nuestro espacio aéreo».

 

(Xus). Al escuchar la palabra ovni, la mayoría de las personas piensa en viajeros de otros planetas. Sin embargo, la posibilidad de que nos visiten extraterrestres ha perdido partidarios, sobre todo entre investigadores. ¿Cuál crees que es el motivo y cuál es tu postura al respecto?

 

(Mario). Creo que el fenómeno ovni es real y se presenta con naves de tecnología avanzada de otros planetas o dimensiones. Millones de personas no se pueden equivocar en sus experiencias y avistamientos. Algunos investigadores creen en la tecnología inversa —se utiliza material de naves estrelladas en nuestro planeta para su conversión con nuestra tecnología—, pero para este cometido tienen que llegar hasta aquí sus «platillos». Entonces, ahí llegan las hipótesis de siempre o las nuevas que también se reflejan en el libro, aportadas con la colaboración del investigador Rafael Casares en Diez hipótesis explicativas del fenómeno ovni

 

(Xus). Muchas experiencias ovni son demasiado absurdas. ¿Lo consideras un «problema» o crees que es algo que se puede explicar?

 

(Mario). Las experiencias pueden ser absurdas, pero van con el mismo fenómeno ovni desde su inicio conocido. Es una obra de teatro en la que intervienen diferentes actores y representaciones individuales que parecen obedecer a una inteligencia con un plan para el que no tenemos respuesta.

 

(Xus). Algunos investigadores —y muchos seguidores— han abandonado su interés por el fenómeno ovni cansados por la sensación de estar frente a un círculo vicioso o un callejón sin salida. ¿Qué anima a Mario Acuña a seguir adelante?

 

(Mario). La sensación de que nuestra existencia requiere respuestas y que mi interior necesita conocerlas. Creo que en cada humano hay un fabuloso cometido. El entresijo ovni necesita conclusiones; y por mi parte creo que era necesario escribir este manual para los simpatizantes. Quiero aportar mi granito de arena a una ufología moderna y sana. Mi libro da muchas respuestas que, anteriormente, eran difíciles de encontrar en el transcurso de ese tiempo.

 

(Xus). La «teoría de la distorsión» de José Antonio Caravaca, con partidarios y detractores —como cabía esperar—, se ha consolidado como una explicación a tener muy en cuenta. ¿Cuál es tu opinión acerca de la distorsión?

 

(Mario). Es una teoría muy potente y con mucho que decir respecto a lo que habitualmente se escuchaba sobre la temática ufológica. Es un punto de vista muy interesante y muy revelador sobre la figura extraterrestre y su presentación en los contactos. Un enfoque genial que mi amigo José Antonio Caravaca revela en su libro Distorsión. En mi libro también hay una entrada que nos acerca a esta posición (en este punto, Mario me propone incluir dicha entrada en la entrevista; puede leerse al final del artículo).

 

(Xus). Imagino que no es sencillo escoger, pero, para Mario Acuña, ¿cuál es el caso ovni con mayúsculas?

 

(Mario). Por excelencia Roswell, en 1947. Hay muchos que son tan importantes que sería difícil elegir. Por espectacularidad me acerco a la batalla de Los Ángeles en 1942, y al caso de Travis Walton en 1975 —con ese fuego en el cielo—. En mi libro presento casuística relevante y muy destacable, para gozo del lector, y, además, un cuestionario ovni que ayudará a los jóvenes ufólogos de nuevas generaciones.

 

(Xus). Como valenciano que soy, tengo que preguntarte por tu opinión acerca del caso Manises; del que, por cierto, se han cumplido cuarenta y un años hace unos días...

 

(Mario). Sin duda uno de los casos más espectaculares vividos en los cielos del territorio español. Y considero que es uno de los clásicos en la ufología mundial con más peso en su exposición. La implicación de testimonios de élite —militares y tripulación civil del avión— es contundente y aporta muchísima credibilidad. Como dices, en este 2020 ha hecho cuarenta y un años y nos sigue sorprendiendo, nos recuerda que a nuestro alrededor existen ovnis. Estos objetos surcan e invaden nuestro espacio aéreo a su voluntad. En mi libro se expone una entrada muy documentada sobre el Incidente Manises.

 

(Xus). Si te dieran a elegir y pudieras obtener la respuesta a alguno de los muchos enigmas que integran el fenómeno ovni, ¿cuál sería?

 

(Mario). Sin duda sería la respuesta de nuestra creación y el motivo de nuestra existencia; cuál es el objetivo final de nuestra especie y la fecha del contacto global con entidades de otros sistemas planetarios.

 

(Xus). Por tu respuesta, entiendo que das por sentado que ese contacto se producirá algún día...

 

(Mario). Vivimos un momento de cambios en lo que respecta a nuestra existencia y evolución espiritual. La pandemia hace que algunos nos replanteemos nuestra esencia y evolución respecto al universo. Hemos escuchado algunas noticias sobre la temática ovni que nunca se habrían producido en tiempos de normalidad. Después de ocho años, el Pentágono y la CIA desclasifican tres vídeos de los no identificados y confirman la existencia de los ovnis. ¿Casualidad? El expresidente Trump propuso la creación de una nueva rama militar conocida como Fuerza Espacial. Otras noticias dan a conocer cientos de miles de exoplanetas donde los humanos podríamos vivir en condiciones muy parecidas a la Tierra. Es sugerente la anotación de que en el planeta Marte haya suficiente agua como para abastecer a los futuros astronautas y posibles colonias. Desde allí nos adentraremos hacia el misterioso universo que nos envuelve. Estas noticias son las más importantes de la humanidad y pasan desapercibidas por el Covid-19. En mi opinión, creo que el contacto global es posible y podría producirse de forma inminente. ¿Por qué no?

 

Así, con tan rotunda afirmación, concluye esta enriquecedora charla con Mario. Seguiremos muy atentos a su trabajo y a sus nuevos proyectos, entre los que me confiesa que puede haber otro libro, un cortometraje e incluso un juego de mesa; todo ello vinculado al misterio.

 

- - - - -

 

Enlaces:

- Ovnis. Diccionario ufológico (Edición revisada)

- Una cicatriz, un recuerdo incompleto y una historia por descifrar

- La teoría de la distorsión

- El día que los alienígenas invadieron la Tierra

 

(1) RAE: Real Academia Española. Institución cultural con sede en Madrid (España) que se dedica a la regularización lingüística del español o castellano.

(2) Distorsión, Teoría de la: Es la última aportación teórica ofrecida para esclarecer el origen de los OVNIs, propuesta por el investigador José Antonio Caravaca. Representa una aproximación interpretativa contemporánea a la hipótesis psicosocial y paraufológica, en detrimento de la hipótesis extraterrestre. Caravaca defiende la existencia de un agente externo desconocido, ajeno al ser humano, que es capaz de sintonizar o conectar con la mente de los testigos, antes de que se produzca un encuentro OVNI. Tras esta «comunicación mental», el agente externo extrae material inconsciente de la psique del observador para componer la estética (forma del platillo volador, apariencia del supuesto extraterrestre, comportamiento, etc.) que va a utilizar para proyectar una imagen tridimensional de un ficticio encuentro con una nave espacial alienígena. Todos estos elementos son incluidos de forma distorsionada para que el testigo no los reconozca como propios. La proyección puede contener en ocasiones materia, puede ser observada por otras personas y dejar huellas o marcas sobre el terreno. La imagen creada por el agente externo es indistinguible de la realidad y el testigo puede interaccionar con ella como si todos sus elementos estuvieran presentes de forma física (aunque esto es solo en ocasiones). Para Caravaca cada encuentro cercano con OVNIs es único e irrepetible, y por ello no es comparable con otros sucesos ocurridos en el mundo, ya que está conformado con material intelectual privativo e intransferible de los testigos. Según el autor de esta tesis, este hecho explicaría la diversidad de la casuística, en forma de diferentes y dispares OVNIs y ocupantes, registrada por los investigadores. Los episodios OVNIs se reinician en cada avistamiento, solo mantienen la estructura básica de los incidentes, y todos los demás elementos están sujetos a modificaciones y a variaciones infinitas, debido esencialmente a la participación de los testigos en la fabricación inconsciente de su encuentro. Nada de lo observado y registrado durante un encuentro con OVNIs tiene una continuidad física en nuestro universo, la proyección se crea en el momento exacto de la conexión de la mente de los testigos con este agente externo desconocido y desaparece tras su finalización para no volver a repetirse nunca más. Por lo tanto, no existe ni el antes, ni el después a la observación. Todo es producto de un proceso mental creativo, compartido entre el observador y un agente externo desconocido, que origina, en el mismo momento, sin nada prefijado o establecido, estas denominadas «arquitecturas psíquicas». Además, Caravaca cree haber hallado la respuesta al componente absurdo e incoherente que presentan estas experiencias. La mecánica interna que origina estos sucesos, o sea, la proyección es muy similar a la de las experiencias oníricas, por tanto, lo absurdo, al igual que en los sueños, debe de estar presente en estos eventos. Para el autor es significativo que la mayoría de avistamientos de humanoides parecidos al «muñeco de Michelin» hayan sido denunciados sobre territorio francés, de donde es originaria la famosa marca de neumáticos y donde, lógicamente, estaría más presente el icónico logotipo en el inconsciente de los testigos. Y tampoco es casual que muchos ocupantes de OVNIs observados por niños porten pistolas y armas, elementos muy latentes en el imaginario infantil. Para concluir, Caravaca expone en su libro «Encuentros cercanos con OVNIs: ¿Una arquitectura psíquica desconocida? Introducción a la Teoría de la Distorsión» que: «No estamos necesariamente ante unos "seres inteligentes" con intenciones ocultas, que pretenden transmitirnos algún mensaje o manipularnos, por ejemplo. Estamos hablando de algo radicalmente diferente que se manifiesta y se expresa con nuestra propia información inconsciente y que, mucho antes de presentarse como astronautas extraterrestres, lo hizo utilizando otros ideogramas (daimones, ángeles, demonios, fantasmas, etc.). Y es que es muy factible que este AE (acrónimo de agente externo desconocido) sea el promotor soterrado de muchos mitos y folklores presentes en la historia y haya utilizado diferentes "máscaras" y "ropajes", para presentarse a la humanidad a lo largo de los siglos. Aunque como decimos, y esto es muy importante, este "camuflaje" no es sinónimo de una hábil y grandiosa manipulación psíquica, como han pretendido defender algunos investigadores, sino que, al utilizar los contenidos inconscientes de los testigos, es obvio, y no puede ser de otra manera, que las manifestaciones del AE tienen que ser obligatoriamente sincrónicas a los intereses, pensamientos y avances de la época».