Facebook Twitter Youtube Ivoox

Entrevista al grupo «Desde el otro lado 0.5» (y II)

Rafa Ramón: «Me pregunto cómo nos ven ellos a nosotros»

Xus JC (28/12/2017)

Seguimos con la segunda parte de la entrevista a algunos de los integrantes del grupo Desde el otro lado 0.5; en concreto: Carmen, Rafa, Andrés y Luca. Por desgracia no pudimos contar con Víctor, que, como vimos en la primera parte, fue confundador del grupo y el que le dio nombre. También faltan otros integrantes, pero todo llegará. En esta parte de la entrevista abordamos cuestiones clásicas relacionadas con la investigación paranormal, así como algunas situaciones realmente peculiares vividas por el grupo.

 

¿Habéis podido comprobar que suceden cosas distintas en función de quién participa en la investigación?

(Luca). Sí, sí... (ríe).

(Rafa). Cada vez que Andrés y Carmen se quedan solos sucede algo gordo.

(Carmen). Alguna voz se cuela...

(Luca). Golpes...

(Rafa). Últimamente, si sé que van a estar solos, les dejo la grabadora y la videocámara, porque estoy seguro de que algo va a pasar. De todos modos, hablamos de Luca como sensitivo, pero Andrés también está cada vez más perceptivo.

(Andrés). Sí. Yo al principio iba para acompañarlos, pasar la noche y divertirme; pero a medida que he participado en más investigaciones he ido percibiendo más. También, poco a poco, ha sido más frecuente que todos coincidiéramos en lo que sentíamos. Como decía Luca, uno va eliminando barreras y superando límites.

(Luca). Yo creo que la persona que siente con más fuerza intenta amplificarlo para que puedan sentirlo los demás sin tener miedo; porque el miedo es una barrera.

Aprovecho para haceros una de las preguntas imprescindibles: ¿habéis pasado miedo?

(Carmen). La escenografía impone.

(Rafa). Tú eres más sensitiva que nosotros (se dirige a Carmen), sin embargo, cuando surge el miedo se acaba el fenómeno.

(Carmen). Claro, porque al tener miedo levantas una barrera para protegerte.

(Luca). Es que hay situaciones que dan miedo. Estás en un sitio medio derruido, en medio de la nada y muchas veces de noche. En ese contexto escuchas cualquier ruidito y de inmediato te sobresaltas.

(Carmen). Y entonces te dicen: «Ahora vamos a apagar la luz» (rién todos).

(Andrés). Nos gusta ese momento de apagar la luz porque se genera un ambiente propicio.

(Luca). Es que si quieres que salgan cosas tienes que crear la situación correcta. Yo siempre digo que los muertos son muertos, que no pueden hacerte daño; como mucho pueden asustarte. Pero es cierto que son situaciones particulares que producen miedo; y cada uno lo vive a su manera. Tú estás en la oscuridad más absoluta y de repente notas cómo te tocan y claro...

(Rafa). Yo recuerdo que al principio había momentos en los que a lo mejor Víctor me pedía que fuera a recoger el equipo y yo iba asustado. Recuerdo también un día que Luca me dijo: «Tienes al minero detrás de ti». Pero con el tiempo te vas acostumbrando y lo vives con naturalidad.

(Andrés). Yo creo que muchas veces a lo que tienes miedo es a que aparezcan vivos.

(Carmen). Y no con buenas intenciones.

(Rafa). Sólo ha habido una ocasión en la que hemos salido corriendo del lugar realmente asustados. Fue una situación extraña y fuera de los normal.

(Carmen). El problema es que nos pilló recogiendo y nada de aquello quedó registrado.

(Rafa). Fue una noche muy especial. Hubo un momento en que comencé a marearme hasta el punto de que estuve a punto de dejar de grabar. Entonces Luca me dijo: «Te acaba de atravesar». Cuando ya estábamos recogiendo, comenzamos a escuchar gente corriendo en la parte superior. Luca había subido y allí no había absolutamente nadie. Lo curioso es que salimos, apagamos las luces y el ruido cesó. Cuando ya decidimos volver a encender las luces para marcharnos, volvió el ruido. No lo pensamos más y salimos disparados.

(Luca). También hay que decir que en algunos lugares hemos tenido incidentes un poco particulares. En el preventorio de Aigües de Busot, después de que yo viera una niña en la parte superior y de que nos hubieran amenazado, nuestra compañera Ariana cayó, se hizo bastante daño y todavía sigue enferma. Yo también me di un golpe contra una madera y estoy seguro de que fue tras recibir un empujón. Han pasado cosas que no puedes decir que sean una prueba de que no nos quisieran allí, pero que son muy extrañas.

¿Es peligroso llevar a cabo estas investigaciones? ¿Existe un riesgo?

(Luca). Bueno, son sitios medio derruidos.

La pregunta no va por ahí.

(Luca). Yo creo que en alguna ocasión «algo» nos ha seguido. Si llegas, pones cuatro micrófonos y te quedas esperando a ver qué sale, no hay ningún riesgo. Pero si con la intención de que sucedan cosas empiezas a...

A pinchar.

(Luca). Claro. Si queremos que salgan cosas tenemos que encontrar la forma. Y cuando yo quiero que salgan, salen. Pero, igual que abres esa puerta, tienes que saber cómo cerrarla. Y creo que en alguna ocasión «algo» nos ha seguido, porque durante la semana siguiente a la investigación en nuestras casas han pasado cosas raras.

(Rafa). Nosotros hemos comprobado que ese riesgo existe; pero Luca lleva, por decirlo de algún modo, su propio protocolo de seguridad. Desconozco si otros grupos son conscientes de esta posibilidad y si se protegen de alguna manera.

(Luca). Desde que comencé a salir con el grupo nos ha estado pasando algo muy raro, y es que nos ha seguido un fantasma; vamos a llamarlo así.

Supongo que te refieres a Joaquín (hago referencia a un nombre que ha aparecido en varias investigaciones en diferentes lugares).

(Luca). Sí. Estuvo apareciendo hasta que llegamos a un lugar en el que dije: «Este hombre ha muerto aquí» (habla de la investigación El hombre que murió mientras dormía). Desde entonces no ha vuelto a salir.

(Rafa). Esto es una prueba de que pueden salir de su lugar y seguirte.

(Luca). Yo creo que necesitaba contar su historia. Desde que yo vi y relaté, sea real o no, cómo murió, no ha vuelto a aparecer. Y hemos realizado varias investigaciones después.

(Rafa). Lo que parece es que cuando un espíritu se queda en un lugar lo hace por razones sentimentales, por apego al lugar, porque quiere contar una historia o porque tiene algún tipo de deuda.

(Carmen). O porque no sabe que ha muerto.

Nos conocimos en una casa habitada. ¿Habéis investigado más viviendas habitadas?

(Rafa). No es lo habitual, pero sí, hemos investigado en varias.

(Andrés). Normalmente son personas que te llaman para pedir ayuda.

(Carmen). Si hay algún modo de ayudar, vas y al menos lo intentas.

(Rafa). Lo que pasa es que con ese tipo de investigaciones es muy probable que luego no puedas publicar nada, porque aparece información muy personal. A nosotros nos ha sucedido.

¿Con qué lugar de entre los que habéis investigado os quedáis?

(Rafa). Tal vez Can Busquets, por lo espectacular. No sé...

(Luca). Es que muchas veces impresiona más el sitio que lo que sale o sucede.

(Rafa). Luego hay lugares donde siempre se obtienen resultados, como el preventorio de Aigües de Busot o el psiquiátrico de Cheste. Hasta tal punto es así, que en Cheste, la última vez que estuvimos, una de las psicofonías dice: «Ya te lo he dicho».

Existe la creencia de que en lugares donde ha habido asesinatos, suicidios y otro tipo de hechos luctuosos hay más actividad paranormal. Por vuestra experiencia, ¿veis confirmada esa teoría o pensáis que es más una leyenda?

(Luca). Yo la considero más una leyenda. Depende más de cómo ha sido la muerte, del dolor que ha quedado.

(Rafa). Sí que estuvimos en un lugar en el que un hombre de avanzada edad se había ahorcado y ahí hubo hasta movimientos de puertas. Luca nos supo decir incluso el nombre de esta persona y que había muerto fuera de la casa.

(Luca). Sí, yo lo veía muerto, aunque no sabía exactamente cómo.

(Rafa). Víctor pudo encontrar información y así fue como supimos el modo en que se había ahorcado, pero Luca ya nos había dicho que había muerto fuera de la casa. Hace poco talaron el árbol que utilizó.

(Luca). El hombre llevaba mucho tiempo enfermo y esto lo llevó a tomar esa decisión; el lugar estaba lleno de dolor. Yo creo que un alma puede quedarse en el lugar porque la persona no sabe que ha muerto, como alguien a quien han atropellado y ha muerto de repente.

¿Hay como un proceso sin terminar?

(Luca). Sí; no se dan cuenta de que ha llegado su momento. Lo que sucede es que a veces parace que no quieren aceptarlo, o que no pueden dar ese paso solos.

¿Hay lugares malditos?

(Luca). Yo creo que sí; no todo un lugar entero, pero sí rincones concretos, habitaciones... Nosotros no hemos visitado sitios realmente malditos, pero sí como mucha energía negativa.

(Rafa). Pero los visitaremos.

(Luca). Seguro (ríen todos).

¿Pensáis que los resultados obtenidos en estas investigaciones son una prueba de que hay vida después de la muerte?

(Carmen). Yo creo que sí. No todo, porque hay cosas que, como dice Luca, son residuales; pero cuando te contestan de manera inteligente, ahí hay algo que ha quedado registrado. Lo difícil es que continúen, que te sigan diciendo. No sé si es porque no pueden, porque no tienen la energía... No lo sé, pero sería muy interesante. En el fondo es lo que buscamos: respuestas.

(Rafa). Como dice Carmen, está la cuestión de los permisos. No sabemos cómo funcionan esas entidades y si tienen a alguien por encima o unas normas que cumplir.

Después de todo el tiempo que lleváis investigando, ¿habéis cambiado de opinión respecto a alguna cuestión importante?

(Rafa). Básicamente no. Eso sí, yo pensaba que era mucho más difícil lograr el contacto y obtener resultados; con la experiencia veo que no.

Pregunta obligada: ¿qué son las psicofonías?

(Rafa). Técnicamente son un registro de audio. Pueden corresponder a algo residual o ser inteligentes. Nosotros buscamos lo inteligente, pero salen ambas cosas.

¿Se pueden distinguir?

(Carmen). Si tú haces una pregunta y te contestan de forma inteligente, ahí hay alguien o algo.

(Luca). Yo creo que las psicofonías de «fantasmas» son las que te dicen algo que no está relacionado con el lugar; las que te hablan, te piden ayuda, te amenazan... Hay otras que son como un corte en el que se escucha un diálogo o algo relacionado con el pasado de ese sitio.

(Rafa). Muchas personas que ven nuestros reportajes pensarán: «¿Cómo es posible que obtengan resultados en todas partes?» Yo creo que se debe a que la mayoría son grabaciones residuales, de algo que ha quedado en el ambiente. Obtener psicofonías de fantasmas es más difícil.

¿Qué opináis acerca de los orbes?

(Rafa). Hay una relación entre su aparición y la fenomenología paranormal.

(Luca). Yo creo que hay otras realidades que en ocasiones se cruzan con la nuestra; ahí es cuando aparecen los orbes. Son una manifestación energética de algo que no pertenece a nuestro mundo, a nuestra realidad.

(Andrés). Lo que pasa es que el orbe no es una figura humana y no es fácil de captar; puede confundirse con un insecto, con polvo, etc.

(Luca). El problema reside en que nosotros queremos ver un fantasma como somos nosotros; pero no tienen por qué tener nuestro aspecto. Puede que en ocasiones logren «disfrazarse» de fantasma para manifestarse, pero, ¿por qué no pueden ser un orbe? Es posible que logremos captarlos porque nuestra predisposición les da la energía necesaria para poder dejarse ver en nuestra realidad.

(Rafa). Eso nos lleva a otra pregunta: cómo nos ven «ellos» a nosotros. Entramos en un lugar y por las respuestas parece que en muchas ocasiones molestamos. Pero, ¿cómo nos ven?; ¿como orbes?, ¿voces raras?

(Luca). Eso podría explicar por qué nos amenazan.

(Carmen). ¡Hombre, estamos entrando en su casa!.

(Rafa). Claro; pero yo creo que además nos verán de una forma rara.

(Andrés). Está claro que hoy podemos hacer estas investigaciones porque tenemos una tecnología. Antes, cuando se producían fenómenos paranormales, se escuchaba una voz o lo que fuera, provocaba miedo y ya está.

(Luca). Otra pregunta sería si lo que estamos captando lo estamos produciendo con nuestra mente.

(Andrés). O que en lugar de comunicarnos con alguien que vivió ahí en el pasado, lo estamos haciendo con alguien que vivirá ahí en el futuro. ¿Quién sabe?

A una persona que nunca ha participado en este tipo de investigaciones y quiere hacerlo, ¿qué le aconsejaríais?

(Andrés). Yo lo he vivido; yo fui un agregado al grupo (ríe). Inicialmente sólo se trataba de pasar un buen rato con gente maja, abrir un poco la mente y dejar paso a la curiosidad. Al principio yo decía: «Yo no siento nada». Sin embargo, poco a poco me di cuenta de que sí podía sentir cosas. Aunque si no percibes nada no hay problema, tampoco se trata de forzar.

(Rafa). En sí es una aventura, lo que pasa es que muchas personas no se atreven. Pero en sí es una noche de aventura en la que lo pasamos bien.

(Luca). Sobre todo somos un grupo de amigos que salen para pasar un buen rato; eso sí, haciendo algo un poco peculiar.

(Carmen). Un poco rarito (rien todos).

(Luca). Si te lo planteas así da menos miedo.

(Andrés). Nos llevamos el café, el bocata, los pastelitos...

(Luca). Tampoco se trata de llevar a cabo una investigación extrema; aunque sí seria y rigurosa.

(Rafa). En algunos casos sí hemos ido un poco más allá, pero siempre con cuidado.

(Luca). Es importante que el grupo esté unido, coordinado, que unos cuidemos de los otros y que nadie pase miedo.

(Rafa). Cuando el grupo está bien engranado salen más y mejores resultados.

(Andrés). Basta con que uno haya tenido un mal día para que la energía del grupo ya no sea la mejor.

(Luca). También hay que decir que, si una persona va a salir para tener miedo y pasarlo mal, mejor que se quede en casa.

 

El ambiente entre los componentes del grupo es extraordinario. Sin duda se trata de una de las claves que han convertido a Desde el otro lado 0.5 en un grupo de investigación a tener muy en cuenta. Unidos por la inquietud de encontrar respuestas, pero anteponiendo su amistad y el deseo de compartir nuevas aventuras, el futuro se vislumbra prometedor. Por mi parte considero un privilegio su amistad y poder contar con su colaboración.

 

Imágenes: (1) Víctor y Rafa; (2) Wasim; (3) Laura, Carmen y Alicia (de izquierda a derecha); (4) fotografía realizada al final de la entrevista donde aparezco junto a Carmen (a mi derecha), Rafa y Luca (de izquierda a derecha).

 

Entrevista al grupo «Desde el otro lado 0.5» (I):

- Luca Simondi: «Un sensitivo puede descubrir lo que hay detrás, lo que no se puede probar»

 

Vestigium Facebook Youtube lareddelmisterio.com Ivoox