Facebook Twitter Youtube Ivoox

Muere Narciso «Chicho» Ibáñez Serrador

Buen viaje, maestro

Xus JC (08/06/2019)

Su capacidad creativa fue tan grande que, a pocas horas de su muerte, unos lo recordarán por el Un, dos, tres..., otros por el Waku, Waku, e incluso algunos por Hablando de sexo. Para los amantes de lo insólito, como lo fue él durante toda su vida, quedan La residencia, ¿Quién puede matar a un niño?, Mañana puede ser verdad, Mis terrores favoritos o, cómo no, Historias para no dormir. Ayer partía de esta confusa realidad un genio de ésos que aparecen con cuentagotas; tal vez para reencontrarse con su amigo en lo personal, y magnífico descubrimiento en lo profesional, Fernando Jiménez del Oso.

Su papel en aquella televisión en blanco y negro de los últimos años de la dictadura, con escasísimos medios y con la amenaza de la censura en el cogote, es ya leyenda. La posterior llegada del color y de la democracia no fueron obstáculo para que Chicho continuara sorprendiendo, sobrecogiendo y entreteniendo. Y, por supuesto, con un sentido del humor aparentemente simple que no era otra cosa que la capacidad de mostrar al público una obra inmesa disfrazada de sencillez.

Nos deja el creador de Historias para no dormir, aunque, en realidad, todos y cada uno de sus trabajos fueron historias para soñar y, soñando, aprender. Su legado ha sido y seguirá siendo inspiración para viejos y nuevos soñadores. Buen viaje, maestro.

 

Vestigium Facebook Youtube lareddelmisterio.com Ivoox